Los jardines, de más de 4000m2 que rodean el Hotel, están diseñados a diferentes niveles. Sus centenarios árboles, sus flores y sus fuentes contrastan con las ariscas montañas de la Garrotxa, cuyos bosques de robles, encinas y hayas cambian espectacularmente de colores al paso de las estaciones.