La fusión de arquitectura, materiales tradicionales y de artes decorativas que define el Modernismo tiene un claro ejemplo en el vestíbulo y la escalera, con sus maderas nobles, delicados vitrales emplomados, lámparas y mobiliario de la época.