Can Garay, en el año 2006, después de una minuciosa remodelación, atenta a conservar los valores de su historia, su espíritu y su estilo propios, ha sido transformada por la misma familia Garay en un acogedor Hotel de seis espaciosas habitaciones y una suite.